David Helfgott & Bobby Fischer

Existen casos reales que han seguido destinos similares de graves crisis tras alcanzar el objetivo perseguido. En la película - y el libro - Shine, el esplendor de un genio, el pianista David Helfgott sufre una grave crisis psicótica tras interpretar brillantemente el tercer concierto para piano y orquesta de Rachmaninoff, uno de los conciertos más complicados y que exige de un gran esfuerzo para un  pianista. 
De la misma manera el mítico y gran jugador de ajedrez y ex-campeón mundial Bobby Fischer desapareció misteriosamente de la competición y practicamente del mundo tras ganar en 1972  dicho campeonato a Boris Spassky en el que fue llamado el match del siglo, finalizando así con treinta años de dominio soviético del tablero de ajedrez. Tras breves y fugaces apariciones siempre volvió a su vida retirada y excéntrica, apareciendo en ocasiones en un estado de dejadez y abandono preocupantes, y siempre andaba peleado con unos y con otros. Parece que anduvo aquejado severamente de algún transtorno paranoide, mientras algunos hablan directamente de esquizofrenia paranoide.


Irremediablemente

Irremediablemente te encanta esta vuelta a ti. Nuevamente eres tú. La chica con el carácter desenfrenado, los cambios, las contradicciones, la risa, las observaciones infatigables, los por qués.
Tu parte buena y tu parte mala. Tu vida, tu cercanía y tu lejanía a encontrarte.
Las etapas se cierran y quedan ya tan pasadas qué no te tocan. Acaricias y pisas recuerdos de alguien que fuiste y qué dejaste ser. De todo se aprende.
Encuentras, a veces, conexiones más allá de lo habitual qué merecen explotarse. Eso haces mientras puedas. Quedarte con esos momentos: con D. en casa, con T. riendo, con algunas manos, con las largas conversaciones nocturnas, con M. pidiendo algo más que una canción, intentando, como diría C., crear una historia. Esta es tu historia, crealá moldealá y que te pueda.
Clara Lüge. Con la tecnología de Blogger.