Los Planetas - Algunos amigos


Sí, te puedo golpear hasta que te desmayes

y luego un poco más.

Te puedo arrastrar del pelo hasta la calle

y tú puedes gritar.

Y me puedes suplicar

y rezar para que pare,

pero la verdad no creo que esta sea tu tarde.

Como lo podría explicar,

a veces sale mal, a veces.

Sí, cuchillas de afeitar clavadas en tu carne,

te puedo torturar.

Me sentaré a mirar hasta que te desangres y tú puedes gritar.

Y yo te podré sacar del lugar en el que estamos

y las lágrimas

que ya no sirven para nada.

Como lo podría explicara veces sale mal, a veces sale mal.

Y no querrás haber venido,

y no querrás haberme conocido,

jamás.

Manifiesto dadaísta

Libertad: DADA, DADA, DADA,
aullido de colores encrespados,
encuentro de todos los contrarios y de todas las contradicciones,
de todo motivo grotesco,
de toda incoherencia: LA VIDA.

La embajada de los cronopios, Julio Cortázar

Los cronopios viven en diversos países, rodeados de una gran cantidad de famas y de esperanzas, pero desde hace un tiempo hay un país donde los cronopios han sacado las tizas de colores que siempre llevan consigo y han dibujado un enorme SE ACABÓ en las paredes de los famas, y con letra más pequeña y compasiva la palabra DECÍDETE en las paredes de las esperanzas, y como consecuencia de la conmoción que han provocado estas inscripciones, no cabe la menor duda de que cualquier cronopio tiene que hacer todo lo posible para ir inmediatamente a conocer ese país.

Extraído de "La vuelta al día en ochenta mundos" de Julio Cortázar,

publicado en 1967 por Siglo XXI

Dadaismo: instrucciones para hacer un poema

1. Coja un periódico
2. Coja unas tijeras
3. Escoja en el periódico un artículo de la longitud que cuenta darle a su poema
4. Recorte el artículo
5. Recorte en seguida con cuidado cada una de las palabras que forman el articulo y métalas en una bolsa
6. Agítela suavemente
7. Ahora saque cada recorte uno tras otro
8. Copie concienzudamenteen el orden en que hayan salido de la bolsa
9. El poema se parecera a usted
10. Y es usted un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendido del vulgo..

Patafísica!

Me he cambiado de bando. Prefiero la patafísica a la metafísica. ¿Para qué Aristóteles pudiendo confiar en el surrealismo? Aún y sobre todo ultimamente confió en el Mayo del 68, tal vez más que nunca. Confio en la vuelta de Sartre discutiendo en plena calle, confio en Eros y Civilización de Marcuse, aún cuando nunca jamás, seguramente, vuelva a ser el libro más leído del momento como en aquella primavera francesa, confio en las 40 horas de silencio y marcha protesta....
Bien Aristóteles, el primer motor inmovil estaba bien pero seamos realistas: permitiste llegar a este momento, ahora debe empezar la imaginación como contestación a las cuestiones básicas. Esto es patafísica, reivindicar un Mayo francés ante la incomprensión del mundo que se había vuelto anormal. Todo debía hacerse Dadá.
Dejo un ejemplo de las grandes obras que nos deja la patafísica:

Brfxxccxxmnpcccclllmmnprxvclmnckssqlbb11116 (pronunciado «Albin») fue el nombre que intentaron poner, en mayo de 1996, los padres de un niño sueco, quien había nacido en 1991.La intención era en protesta de la ley sueca de nombres (Namnlag [1982:670]), la cual rezaba que «Los nombres de pila no serán aprobados si se consideran ofensivos o incómodos para el que lo usa, o nombres que por razones obvias no fueran aptos como nombres de pila».
Los padres –Elizabeth Hallin y Lasse Diding– habían planificado no registrar legalmente el nombre de su hijo, pero una corte del distrito de Halmstad, al sur de Suecia, les multó con 5.000 coronas suecas(unos 550 €), por no cumplir con la obligación de registrar el nombre del niño antes del quinto aniversario de su nacimiento. Como respuesta a la decisión judicial, los padres enviaron un nombre de 43 caracteres, incluidos 5 dígitos y afirmaban que correspondía a una vivencia ocurrida durante el embarazo: «Un desarrollo expresionista que visionamos como una creación artística». Los padres sugirieron que el nombre debía ser entendido en el espíritu de la patafísica. La corte rechazó el nombre y mantuvo la multa.
Entonces, los padres trataron de cambiar el nombre a «A» (también pronunciado «Albin») en lugar de Brfxxccxxmnpcccclllmmnprxvclmnckssqlbb11116. De nuevo, la corte no aprobó las ideas de los padres para la atribución del nombre, ya que en Suecia está prohibido tener un nombre de una sola letra.
En su primer pasaporte, el niño fue llamado «Icke namngivet gossebarn», que significa «pequeño niño sin nombre».

Rayuela (Cáp. 7), Julio Cortázar


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Rayuela (Cáp. 68), Julio Cortazar



Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpaso en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.


Cap. 68, Rayuela, Julio Cortázar

Mayo del 68

Algunos de los graffitis que aparecieron en las paredes de París durante el llamado "Mayo francés" del año 1968.

- La imaginación al Poder
- Decreto el estado de dicha permanente.
- Queda estrictamente prohibido prohibir.
- Sean realistas, pidan lo imposible.
- Camaradas: proscribamos los aplausos. El espectáculo está en todas partes.
- Viva la democracia directa.
- El arte ha muerto. Liberemos nuestra vida cotidiana.
- Creatividad. Espontaneidad. Vida.
- Es necesario llevar en sí mismo un caos para poner en el mundo una estrella danzante (Nietzsche).
- Corre, camarada. El viejo mundo está detrás tuyo.
- Abajo el realismo socialista. Viva el surrealismo.
- ¡La pasión de la destrucción! Es una alegría creadora (Bakunin)
- Burgueses, que retiran la escalera tras ellos para no dejar subir al pueblo (Victor Hugo).
- No es un hombre. Es el mundo el que se ha vuelto anormal (A. Artaud).
- Nuestra esperanza solo puede venir de los sin esperanza.
- No queremos un mundo donde la garantía de no morir de hambre se compensa por la garantía de morir de aburrimiento.
- La barricada cierra la calle pero abre el camino.
- Camaradas, si todo el pueblo hiciera como nosotros.
- Las jóvenes rojas cada vez más hermosas.
- Vivir contra sobrevivir.
- Exagerar, esa es el arma.
- Somos todos judíos alemanes.
- Hay que explorar sistemáticamente el azar.
- Los gaullistas, ¿tienen un cromosoma de más?
- La revolución es una iniciativa.
- No me liberen; yo me basto para eso.
- La vida está más allá.- Roma... Berlin... Madrid... Varsovia... Paris.
- En los exámenes responda con preguntas.
- El arte es mierda.
- Abraza a tu amor sin dejar tu fusil.
- El levantamiento de los adoquines de las calles constituye la aurora de la destrucción del urbanismo.
- Cuestionamiento permanente.
- Cuando el último de los sociólogos haya sido colgado con las tripas del último burócrata todavía tendremos problemas.
- Cuanto más hago el amor, más ganas tengo de hacer la revolución.- Cuanto más hago la revolución, más ganas tengo de hacer el amor.
- La sociedad es una flor carnívora.
- La burguesía no tiene más placer que el de degradarlos todos.
- Agitación permanente.
- Contempla tu trabajo: la nada y la tortura forman parte de él.
- Examen = servilismo, promoción social, sociedad jerárquica.
- Cuando oigo la palabra "cultura" saco mis C.R.S.
- ¡El fuego realiza!
- El sueño es realidad.
- La política pasa en la calle.
- Ni robot ni esclavo.
- Vivir el presente.
- ¡Viva la comuna!
- Acumulen rabia.
- Hay método en su locura (Hamlet)
- ¡Franceses, un esfuerzo más...! (Marqués de Sade)
- ¡Viva De Gaulle! (un francés masoquista)
- Durmiendo se trabaja mejor: formen comités de sueño.
- Viole su alma mater.
- El derecho de vivir no se mendiga, se toma.
- Gracias a los exámenes y a los profesores el arribismo comienza a los seis años.
- Un solo week-end no revolucionario es infinitamente más sangriento que un mes de revolución permanente.
- Tomemos en serio la revolución pero no nos tomemos en serio a nosotros mismos.
- Olvídense de todo lo que han aprendido. Comiencen a soñar.
- El combate es el padre de todas las cosas (Heráclito)
- Diga no a la revolución con corbata.
- Lo sagrado: ahí está el enemigo.
- En las facultades, 6% de hijos de obreros; en los reformatorios, 90%.
- Yo jodo a la sociedad pero ella me lo devuelve bien.
- La cultura es la inversión de la vida.
- No es una revolución, Majestad, es una mutación.
- En las cavernas del orden nuestras manos fabrican bombas.
- ¡¡Te amo!! OH, díganlo con adoquines.
- Los que tienen miedo estarán con nosotros si nos mantenemos firmes.
- No se encarnicen tanto con los edificios, nuestro objetivo son las instituciones.
- Profesores, ustedes nos hacen envejecer.
- El hampa somos nosotros.
- Heráclito retorna. Abajo Parménides. Socialismo y libertad.
- El hormigón armado educa la indiferencia.
- La libertad de los otros prolonga la mía hasta el infinito (Bakunin)
- La imaginación no es un don sino el objeto de conquista por excelencia (André Breton).
- Poder estudiantil.
- Dios: sospecho que eres un intelectual de izquierda.
- Las paredes tienen orejas.
- Vuestras orejas tienen paredes.
- Ser libre en 1968 es participar.
- ¡¡Roben!! (Paredes de los bancos)
- Cada uno de nosotros es el estado.
- Ni dios ni amo.
- Yo gozo en los adoquines.
- Bajo el adoquin está la arena.
- Vivir sin tiempos muertos.
- No trabajes nunca.
- Esto sangra.
- Gozad aquí y ahora.
- He venido. He visto. He crecido.
- No se reivindicará nada. No se pedirá nada. Se tomará. Se ocupará.
- La ortografía es una mandarina.
- La revolución es increíble porque es verdadera.
- El alcohol mata. Tomen LSD.
- Amaos los unos encima de las otras.
- Sean breves y crueles, antropófagos.
- Soy marxista de la tendencia Groucho.
- Hablen con sus vecinos.
- Francia para los franceses. Slogan fascista.
- Estamos tranquilos: 2+2 no son 4.
- La revolución no es un espectáculo para anglicistas.
- Inventen nuevas perversiones sexuales (¡Yo no puedo más!)
- Un policía duerme en cada uno de nosotros. Es necesario matarlo.
- No puede volver a dormir tranquilo aquel que una vez abrió los ojos.
- La escultura más hermosa es el adoquín de granito.
- Tomen sus deseos por realidades.
- La economía está herida, ¡que reviente!
- Dejemos el miedo al rojo para los animales con cuernos.
- Si lo que ven no es extraño, la visión es falsa.
- De la crítica de la universidad de clases al cuestionamiento de la sociedad capitalista.
- Un pensamiento que se estanca es un pensamiento que se pudre.
- El patriotismo es un egoísmo de masa.
- ¡El fascismo al inodoro de la historia!
- Mis deseos son la realidad.
- Todo es Dadá.
- C.R.S=SS
- Escuela de la calle.
- Fronteras = represión.
- Desabrochen el cerebro tan seguido como la bragueta.
- La insolencia es la nueva arma revolucionaria.
- Yo me propongo agitar e inquietar a las gentes. No vendo el pan sino la levadura (Unamuno).
- La voluntad general contra la voluntad del general.

Nuevenoventaycinco

Yo me quiero marchar, salir hacia ninguna parte. Esta noche ya estaré muy lejos... No volveré jamás, no me veréis llorar. Nada es valioso y yo ya no lo quiero. Me tengo que marchar. Me he girado a ver todo lo que dejo atrás. Pensar que he crecido aquí, entre vuestra mezquindad... Recordad: Sólo me enseñasteis a creer esencial lo que me hace enfermar: una vida triste con la que poder demostrar que me sé integrar. No volveré jamás, no me veréis llorar. Nada es valioso y yo ya no lo quiero. Sólo me enseñasteis a creer esencial lo que me hace enfermar: una vida triste con la que poder demostrar que me sé integrar. Sólo me enseñasteis a morir...

¡Recordad, recordad, recordad! Sólo me enseñasteis a morir.

Mejor anuncio de la historia

Aunque no me gustan las listas que dicen lo que es mejor o peor casi todos los críticos coinciden en afirmar que éste es el mejor anuncio publicitario de la historia. Realizado por el director de películas como Blade Runner, el spot tan sólo se emitió una sola vez por televisión. Además, tan sólo se emitió ese, solo, no acompañado anterior ni posteriormente por ningún otro anuncio publicitario. El anuncio se inspiró en 1984 de Orwell.

Sobre Lenin

Esta claro que Lenin no es comparable con Stalin, como algunos afirman, en muchas ocasiones intentan equiparalos erroneamente. Lenin dejo clara su apreciación con respecto a Stalin y Trotsky y realmente no se equivocaba. Incluso mucho antes de darse cuenta de estas cuestiones creo que es relevante señalar las críticas que Lenin le hizo a Marx y la reformulación que su teoría supuso para el comunismo y para el Manifiesto comunista de Marx.
Por otra parte, si no lo digo reviento, me molesta bastante que intencionadamente se confunda en todos los medios de comunicación comunismo con lo que se llevo a cabo en la Unión Soviética y con lo que actualmente se sucede en Cuba. No me voy a pronunciar positiva ni negativamente con respecto a estos sistemas pero lo cierto es que no son comunistas en sí mismos. Marx propuso diferentes etapas (creo recordar que siete) para llegar a la constitución del estado comunista, sin embargo, estos países se quedaron en los primeros estadios, en la implantación de una dictadura, la cual se tenía que disoluir porque tan sólo era una medida temporal para llegar al comunismo en sí mismo. Es muy fácil intentar confundir a la gente y hacerle creer la asociación incorrecta del comunismo con otros términos más negativos. Indignante.
Pues nada, dicho esto, recupero fragmentos del testamento de Lenin en la que quedaba clara su postura.
"Yo creo que lo fundamental en el problema de la estabilidad, desde este punto de vista, son tales miembros del CC como Stalin y Trotsky. Las relaciones entre ellos, a mi modo de ver, encierran más de la mitad del peligro de esa escisión que se podría evitar, y a cuyo objeto debe servir entre otras cosas, según mi criterio, la ampliación del CC hasta 50 o hasta 100 miembros. El camarada Stalin, llegado a Secretario General, ha concentrado en sus manos un poder inmenso, y no estoy seguro que siempre sepa utilizarlo con la suficiente prudencia. Por otra parte, el camarada Trotsky, según demuestra su lucha contra el CC con motivo del problema del Comisariado del Pueblo de Vías de Comunicación, no se distingue únicamente por su gran capacidad. Personalmente, quizá sea el hombre más capaz del actual CC, pero está demasiado ensoberbecido y demasiado atraído por el aspecto puramente administrativo de los asuntos. Estas dos cualidades de dos destacados jefes del CC actual pueden llevar sin quererlo a la escisión, y si nuestro Partido no toma medidas para impedirlo, la escisión puede venir sin que nadie lo espere. No seguiré caracterizando a los demás miembros del CC por sus cualidades personales. Recordaré sólo que el episodio de Zinoviev y Kamenev en Octubre no es, naturalmente, una casualidad, y que de esto se les puede culpar personalmente tan poco como a Trotsky de su no bolchevismo."
"Stalin es demasiado brusco, y este defecto, plenamente tolerable en nuestro medio y en las relaciones entre nosotros, los comunistas, se hace intolerable en el cargo de Secretario General. Por eso propongo a los camaradas que piensen la forma de pasar a Stalin a otro puesto y de nombrar para este cargo a otro hombre que se diferencie del camarada Stalin en todos los demás aspectos sólo por una ventaja, a saber: que sea más tolerante, más leal, más correcto y más atento con los camaradas, menos caprichoso, etc. Esta circunstancia puede parecer una f útil pequeñez. Pero yo creo que, desde el punto de vista de prevenir la escisión y desde el punto de vista de lo que he escrito antes acerca de las relaciones entre Stalin y Trotsky, no es una pequeñez, o se trata de una pequeñez que puede adquirir importancia decisiva. "
El testamento completo de Lenin se encuentra en:

Tormentos

La soledad es insoportable, a solas conmigo mismo, a solas con mis pensamientos. No sé como distraerlos, como atontarlos para que no me atormenten. Surge entonces la rabia ante la impotencia, y la agresividad es un pequeño paso que doy en ese estado. Sentirse solo y estar solo no es lo mismo, pero en mi caso, sí, me siento solo aún cuando no estoy solo, pero lo siento mucho más cuando esa soledad es también física. ¿Soy demasiado consciente de la realidad, y los demás viven en un sueño de idiotas del que no quieren despertar (cosa que no les reprocho), o soy yo el estúpido que cree ver demasiado, sin ver nada?. Sea cual sea la respuesta, puedo decir que nunca he pedido estar aquí y aún estando aquí, sólo pienso en cómo salir, sin hacer ruido, sin que se note mi ausencia, como si nunca hubiera estado. Y de esa manera, sentir la ilusión de no haber existido nunca.
Tormentos, Cioran

No, no somos los locos

Existe el instante, la infame tarea del aquí y el ahora, el tiempo y el espacio asesinados, no se expandieron, no lo hacen, porque no existen. Tan sólo el instante, que se escapa y vuelve a dejarme aqui, constante, con la felicidad de otro yo, de otra niña que se conforma con mentiras porque quiere reirse de la vida.
La filosofía no acaba. A veces me acuerdo de ti, insultante y ofensivo, intentando motivar respuestas y conflictos. Tanteando, llamando la atención, pintando a tiza paredes,.....tu mirada perdida y todo eso que has escondido siempre. A veces te llamaría y te diría no, esto no tiene sentido pero me dirás que nada lo tiene, apelaras a cosas que no crees creyendo que me ayudas. Me influiste para tomar el camino de la desdicha, aunque ya sabía que lo tomaría y esperé al último día para hacertelo saber, sabiendo que buscaba razones. Esperabas que encontrase que no hay sentido alguno en todo esto. Lo he hecho ¿y ahora qué?, ¿cómo has soportado tú todo el tiempo? Me hiciste leer el poema para alentarme en una búsqueda en la que sabías que encontraría nada, y sé ahora más que nunca, que era lo que querias, que querias que comprendiese qué eran las ítacas. Así al menos podía hablar con alguien de lo que con nadie podía, creciendo y callándome. No somos los locos, somos los derrotados, ellos son los locos.

El mito de Sileno

El demonio calla - no quiere contestar-, hasta que por la presión contesta y lo hace entre risas, dice:Raza pasajera (efímera) y maldita, hija del azar y del dolor, ¿por qué me obligas a revelarte lo que sería conveniente no conocieras?Lo que debes preferir ante todo - el bien supremo - es desear lo imposible: no haber nacido,... no ser.. ser nada. Y tu segundo bien, es desear morir pronto..."

Network

Esta mañana vi Network de 1976. Lo cierto es que en su tiempo fue catalogada de gran hipérbole pero no se equivocaban y lo que refleja realmente es la triste realidad actual de los efectos del mundo televisivo persuasivo.



El último no tiene ningún desperdicio

Niño gusano mr camping

si tuvieras que comerte,por dónde empezarías,qué parte comeríasla primera ... la primera ...si tuvieras que comerte,qué parte elegirías,qué parte comeríasla primera ... la primera ...yo qué he de beber si ya no tengo sed,la lengua me corté y ahí la tienes a tus pies.yo qué he de beber si ya no tengo sed,la lengua me corté y ahí la tienes a tus pies.si tuvieras que comerte,por dónde empezarías,qué parte comeríasla primera ... la primera ...si tuvieras que comerte,qué parte elegirías,qué parte comeríasla primera ... la primera ...yo qué he de beber si ya no tengo sed,la lengua me corté y ahí la tienes a tus pies.yo qué he de beber si ya no tengo sed,la lengua me corté y ahí la tienes a tus pies.

Gripsholm

Acabo de ver la película "Gripsholm" de Xavier Koller y en alemán. Trata sobre la vida de Tucholsky en la Alemania de 1933. A pesar de que no me gustan mucho los filtros o lo que sea que utilicen las cámaras alemanas en su mayoría....está bien. No me esperaba su vida de tal modo en esa época y además, me ha encantado el Berliner kabarett (a ver si encuentro algo sobre los inicios).

Berlín, año 0, día 1

Creemos ensoñaciones.
LLegada: gut.
Viaje: gut.
Partida: gut.
Estancia: gut.
Qudemosnos eternamente, o puede que temporalmente: gut, gut, gut.
oh! Días sin sol.
Hagamos manifiestos.
Fundemos bares y telesfericos que lleven el nombre de gente que detesto.
Sí, huida a Berlín.
Vuelo 300.
En alguna carretera del cielo.
Permanecemos.

Sergio Algora

Las bestias
03/03/2005
Pilar está de pie en la orilla de la playa. Sonia y Laura no le quitan ojo. Era tan bella que las dos chicas llevaban toda la mañana atrapadas en un placentero ejercicio de vigilancia. Cuando se movía parecía dejar el molde de su anterior postura haciéndose hueco en el aire. Su belleza no les causaba ningún tipo de envidia o insatisfacción. Ellas también eran jóvenes y hermosas. Pero observaban a Pilar para establecer un canon. A partir de Pilar no hay nada. Ella era como el Everest. Una vez allí sólo se podía mirar hacia abajo.
El sol de la tarde caía de tal forma que los cuerpos tumbados en las toallas parecían espejos y los apartamentos de la costa, sábanas de piedra blanca puestas a secar.
Pilar vio que sus amigas la miraban y las saludó con la mano. Su sonrisa era digna del brillo de piedra preciosa de sus ojos. Sonreía desde sus órganos internos y tenía la belleza de varios niños aún no nacidos. Se agachó a recoger conchas marinas. Es perfecta, dijo Laura.
Podría ser que algún día todo esto se acabe, respondió de manera misteriosa Sonia a su amiga.
No es posible. Mira el cielo con su azul inaccesible y fugaz, el mar rompiendo contra las quillas de los cuerpos bronceados. Mira el perfil de pilar como una isla recortada contra los latidos del corazón marino, apuntó Laura.
¿De quién son esos versos?
De Pilar.
Su quietud de estatua, vertebral y sin signo de cansancio, hacía perecer a Pilar dormir de pie. Inhalando el fulgor del sol de verano. Su esqueleto lloraba por tener el privilegio de sostener su carne.
Mientras el mar ensanchaba su horizonte afilado y húmedo, algo bullía en los cementerios cotidianos del interior, alguien preparaba lápidas futuras, alguien transporta la noche y sus mecanismos. La noche que jamás trae el día. Las bestias de nuestra sangre se afanaban en comenzar a destruir otro mundo irrepetible.
De la paella que Pilar ha comido en una terraza cercana a la playa, todos los compuestos simples ya han sido absorbidos por sus vellosidades intestinales y han pasado a su sangre. Pero Pilar está teniendo una digestión pesada. Tiene la boca muy seca y está pensando en dejar su paseo por la orilla para ir a tomar un agua con gas. Pero la pereza estival la retiene con sus pies metidos en el agua.
El bolo alimenticio de arroz, gambas, sepia y pimientos cruzó su laringe, siguió hasta el esófago y se hundió en el estómago. Allí la mucosa de Pilar ha segregado el potente jugo gástrico que ha transformado todo el alimento en una espesa papilla, en un quimo marrón y maloliente. Pero esa papilla, esos deshechos, no saldrán hasta dentro de varios días, debido a unos pólipos en el colon que aún no han sido detectados. Dentro de unos meses sus heces saldrán manchadas de sangre y ya será tarde. Las bestias han comenzado su trabajo en los intestinos hace unos días. Se encuentran en la primera fase de la amargura.
Mientras las bestias comen células y más células sin descanso, en la oscuridad de su vientre, Sonia y Laura contemplan ahítas el brillo extremo de todos los poros de Pilar.

El niño gusano- Pondre mi mente al sol

no, ninguno de nosotros
estamos hechos con frío, con frío ...
no, ninguno de nosotros
estamos hechos con frío, con frío ...
no, ninguno de nosotros
estamos hechos con frío, con frío ...
no, ninguno de nosotros
estamos hechos con frío, con frío ...

Producciones audiovisuales de vanguardia

Surrealismo
Un perro andaluz
Performance
Corre, Lola corre
Dadaismo
Hans Richter - Rythmus 21 (1921)
Hans Richter - Filmstudie (1926)
Hans Richter - Vormittagspuk (Ghosts before breakfast, 1927)
Viktor Eggeling's - Symphonie diagonale (1921)
Man Ray - Retour a la raison (1924)
Man Ray - Emak Bakia (1926)
Rene Clair & Francis Picabia - Entr'Acte (1924)
Fernand Leger & Dudley Andrew's - Ballet Mechanique (1924)
Movimiento panica (Alejandro Jodorowsky)
Fando y lis http://www.youtube.com/watch?v=ZnFMHQlZAUI
http://www.youtube.com/watch?v=5sguR05dgMY

Sólo para locos, El lobo estepario de Hesse

El día había transcurrido del modo como suelen transcurrir estos días; lo había malbaratado, lo había consumido suavemente con mi manera primitiva y extraña de vivir; había trabajado un buen rato, dando vueltas a los libros viejos; había tenido dolores durante dos horas, como suele tenerlos la gente de alguna edad; había tomado unos polvos y me había alegrado de que los dolores se dejaran engañar; me había dado un baño caliente, absorbiendo el calorcillo agradable; había recibido tres veces el correo y hojeado las cartas, todas sin importancia, y los impresos, había hecho mi gimnasia respiratoria, dejando hoy por comodidad los ejercicios de meditación; había salido de paseo una hora y había visto dibujadas en el cielo bellas y delicadas muestras de preciosos cirros. Esto era muy bonito, igual que la lectura en los viejos libros y el estar tendido en el baño caliente; pero, en suma, no había sido precisamente un día encantador, no había sido un día radiante, de placer y Ventura, sino simplemente uno de estos días como tienen que ser, por lo visto, para mí desde hace mucho tiempo los corrientes y normales; días mesuradamente agradables, absolutamente llevaderos, pasables y tibios, de un señor descontento y de cierta edad; días sin dolores especiales, sin preocupaciones especiales, sin verdadero desaliento y sin desesperanza; días en los cuales puede meditarse tranquila y objetivamente, sin agitaciones ni miedos, hasta la cuestión de si no habrá llegado el instante de seguir el ejemplo del célebre autor de los Estudios y sufrir un accidente al afeitarse.
El que haya gustado los otros días, los malos, los de los ataques de gota o los del maligno dolor de cabeza clavado detrás de los globos de los ojos, y convirtiendo, por arte del diablo, toda actividad de la vista y del oído de una satisfacción en un tormento, o aquellos días de la agonía del espíritu, aquellos días terribles del vacío interior y de la desesperanza, en los cuales, en medio de la tierra destruida y esquilmada por las sociedades anónimas, nos salen al paso, con sus muecas como un vomitivo, la humanidad y la llamada cultura con su fementido brillo de feria, ordinario y de hojalata, concentrado todo y llevado al colmo de lo insoportable dentro del propio yo enfermo; el que haya gustado aquellos días infernales, ése ha de estar muy contento con estos días normales y mediocres como el de hoy; lleno de agradecimiento se sentará junto a la amable chimenea y con agradecimiento comprobará, al leer el periódico de la mañana, que no se ha declarado ninguna nueva guerra ni se ha erigido en ninguna parte ninguna nueva dictadura, ni se ha descubierto en política ni en el mundo de los negocios ningún chanchullo de importancia especial; con agradecimiento habrá de templar las cuerdas de su lira enmohecida para entonar un salmo de gratitud mesurado, regularmente alegre y casi placentero, con el que aburrir a su callado y tranquilo dios contentadizo y mediocre, como anestesiado con un poco de bromuro; y en el ambiente de tibia pesadez de este aburrimiento medio satisfecho, de esta carencia de dolor tan de agradecer, se parecen los dos como hermanos gemelos, el monótono y adormilado dios de la mediocridad y el hombre mediocre algo encanecido que entona el salmo amortiguado.
Es algo hermoso esto de la autosatisfacción, la falta de preocupaciones, estos días llevaderos, a ras de tierra, en los que no se atreven a gritar ni el dolor ni el placer, donde todo no hace sino susurrar y andar de puntillas. Ahora bien, conmigo se da el caso, por desgracia, de que yo no soporto con facilidad precisamente esta semisatisfacción, que al poco tiempo me resulta intolerablemente odiosa y repugnante, y tengo que refugiarme desesperado en otras temperaturas, a ser posible por la senda de los placeres y también por necesidad por el camino de los dolores. Cuando he estado una temporada sin placer y sin dolor y he respirado la tibia e insípida soportabilidad de los llamados días buenos, entonces se llena mi alma infantil de un sentimiento tan doloroso y de miseria, que al dormecino dios de la semisatisfacción le tiraría a la cara satisfecha la mohosa lira de la gratitud, y más me gusta sentir dentro de mí arder un dolor verdadero y endemoniado que esta confortable temperatura de estufa. Entonces se inflama en mi interior un fiero afán de sensaciones, de impresiones fuertes, una rabia de esta vida degradada, superficial, esterilizada y sujeta a normas, un deseo frenético de hacer polvo alguna cosa, por ejemplo, unos grandes almacenes o una catedral, o a mí mismo, de cometer temerarias idioteces, de arrancar la peluca a un par de ídolos generalmente respetados, de equipar a un par de muchachos rebeldes con el soñado billete para Hamburgo, de seducir a una jovencita o retorcer el pescuezo a varios representantes del orden social burgués. Porque esto es lo que yo más odiaba, detestaba y maldecía principalmente en mi fuero interno: esta autosatisfacción, esta salud y comodidad, este cuidado optimismo del burgués, esta bien alimentada y próspera disciplina de todo lo mediocre, normal y corriente.
En tal disposición de ánimo terminaba yo, al oscurecer, aquel día adocenado y llevadero. No lo terminaba de la manera normal y conveniente para un hombre algo enfermo, entregándome a la cama preparada y provista de una botella de agua caliente a modo de imán; sino que insatisfecho y asqueado por mi poquito de trabajo y descorazonado, me calcé los zapatos, me embutí en el abrigo, dirigiéndome a la calle rodeado de niebla y oscuridad, para beber en la hostería del Casco de Acero lo que los hombres que beben llaman «un vaso de vino«, según un convencionalismo antiguo.
Así bajaba yo, pues, la escalera de mi sotabanco, estas penosas escaleras de la tierra extraña, estas escaleras burguesas, cepilladas y limpias, de una decentísima casa de alquiler para tres familias, junto a cuyo tejado tenía yo mi celda. No sé cómo es esto, pero yo, el lobo estepario sin hogar, el enemigo solitario del mundo de la pequeña burguesía, yo vivo siempre en verdaderas casas burguesas. Esto debe ser un viejo sentimentalismo por mi parte. No vivo en palacios ni en casas de proletarios, sino siempre exclusivamente en estos nidos de la pequeña burguesía, decentísimos, aburridísimos e impecablemente cuidados, donde huele a un poco de trementina y a un poco de jabón y donde uno se asusta, si alguna vez se da un golpazo al cerrar la puerta de la casa o si se entra con los zapatos sucios. Me gusta sin duda esta atmósfera desde los años de mi infancia, y mi secreta nostalgia hacia algo así como un hogar me lleva, sin esperanza, una y otra vez, por estos necios caminos.
Así es, y me gusta también el contraste en el que está mi vida, mi vida solitaria, ajetreada y sin afectos, completamente desordenada, con este ambiente familiar y burgués. Me complace respirar en la escalera este olor de quietud, orden, limpieza, decencia y domesticidad, que a pesar de mi odio a la burguesía tiene siempre algo emotivo para mí, y me complace luego atravesar la puerta de mi cuarto, donde todo esto termina, donde entre los montones de libros me encuentro las colillas de los cigarros y las botellas de vino, donde todo es desorden, abandono e incuria, y donde todo, libros, manuscritos, ideas, está sellado e impregnado por la miseria del solitario, por la problemática de la naturaleza humana, por el vehemente afán de dotar de un nuevo sentido a la vida del hombre que ha perdido el que tenía.
Y entonces pasé junto a la araucaria.

"No le veo contenido, así que ni me gusta ni me disgusta" dijeron

Las manivelas no giran, ser rió de tí la musa.
Con algún iglú en la Luna,
Con algún iglú en la Luna,
Con algún iglú en la Luna...
Escuchabamos a Moises en la Radio,con sus diez mandamientos.
Y salían estrellas del diorama que agitabamos entre las manos.
Fractales portando arpas.
Soles con pelos de colores bailando danzas.

Sergio Algora

VI NIÑOS

Vi niños y cáncer y violadas y motos embarradas y perros amaestrados y a dios en pelotas
y un nuevo modelo de taladro y mujeres de genitales deshinchables
y la seriedad del presentador que es lo que mas risa da. Y mientras me reconciliaba
con los de mi calaña,(los que nunca saldrán en una pantalla), APARECISTE
en tu spot, con un cisne bocaabajo tatuado en la nuez y una gota de perfume
"Meteoro" rodando por tus muslos, cuello...Luego otro plano tuyo llorando perfume
y en treinta segundos bañaste en sueño todo un mes de lodo. Sin tí, soy sin, un cero,
pues me enseñaste a nadar en la ciénaga y por mí te arrancabas las pestañas postizas
y bailabas con "My Bloody Valentine" y eras mi funda de deseo, dulce como un dulce desenvuelto.
Te he grabado en una cinta de chromo y canturreando "Never lose that feeling",
a conciencia mal vestido y feliz por estar un poco triste, salgo a la calle
sin saber en que bar, esta noche se emborrachan mis amigos.

www.poemasdealgora.blogspot.com

Sergio Algora

HERALDO.es recupera un relato del músico y escritor aragonés Sergio Algora, publicado originalmente en la edición impresa de HERALDO DE ARAGÓN el 27/07/2006.
SERGIO ALGORA

VIERNES. Abría la carne como lo haría la punta de una flecha y asomaba su cabeza sonriente, saliendo de la herida, como lo haría un niño al ser descubierto en el escondecucas. "¿Sabes la suerte que tienes de que sea yo y no otra la que te dañe?", decía. Decía también, "soy el fin de lo que nace".
Los capítulos de los días iban cayendo en blanco al libro de las horas porque teníamos que conseguir que aquella guerra la ganaran los bares. Aquella guerra que andaba sola y no iba con nosotros. Sintiendo mi cuerpo como un uniforme y pensando que cualquier cuerpo podía ser el siguiente dependiendo de lo que durase la Batalla del Bar.
El día de la Mujer Invisible yo fui la habitación contigua al dormitorio donde daba su amor a los otros hombres.
SÁBADO. Heredamos los libros de nuestros mayores. Es hermoso sentirse vivo y hermanado en la cama con otra persona cuando las tripas hacen ruido. Sentirse vivo. Parece que quiero vender algo. Se acercan las niñas con sus huchas y me preguntan, "y los vivos, ¿heredan los vestidos de fiesta de los muertos?", "y los vivos, ¿no se asustan cuando escuchan esas risas en la calle, esas risas que suenan sin haber personas cerca y que parecen carcajearlas las sombras?", "y los vivos, ¿tienen algo en común con alguien?".
Abrazo a mi amor porque hemos heredado el hambre y lloro en su pelo.
DOMINGO. Pensando que las luces de los camarotes de los barcos en bajamar eran mi faro me eché al mar. Las ventanas brillaban como velas puestas en una mesa sin comensales. El mar leía en la noche los nombres de los barcos. El mar es sencillo como un hombre. Le es más fácil matar que amar.

El estado de las cosas

Yo, autodiciendo, autodecidiendo.
lo que nadie (casi) quiere escuchar sin saber por qué.
Es más fácil negar,
escribir cuentos chinos en Japón,
y de repente, ser consciente,
de que el orgullo insipido se erige como siempre.
No importa, NOME importa
Colecciono impulsos, pulsiones, latencias,incoherencias,
de aquella gente que podría ser medusa
y se quedo en esponja
Algún día escribiré algo con vuestros instintos,
vuestras pulsiones sin ética ni memotécnica.
Algún día, tal vez, me paguen con dinero
vuestras, ni siquiera surrealistas necedades
Y eso que lo intentais, pero ni siquiera llegaís
Y lo harán para retribuir con lo que vosotros
no supisteis cumplir como personas
Clara Lüge. Con la tecnología de Blogger.