Ulrike y yo en Alemania

13:52

- Ulrike, carece de complejidad- pensaba, pero carecía de vocabulario para expresarselo. -Yo puedo- le decía; - ich kann.
Pero ella seguía pensando que no sabría cambiar el telefonillo de la ducha.
- Ich kann, das ist nicht schwer.
Al final aceptó, debió flagear en su decisión y logré ponerlo. Sí, sobraban piezas, pero no era mi culpa. Los alemanes pondrán piezas de sobra en los grifos de ducha. Y ella repetía: - Warum? Warum?
Y yo que se!, no sé por qué sobraban, y que más daba, funcionaba. Sólo podría apelar a eso.
- Ich weiss nicht, aber das funktioniert schon
Tal vez por eso, no me dejó arreglar la lámpara del baño. Prefirió llamar a un técnico para poner una bombilla.

You Might Also Like

0 comentarios

Clara Lüge. Con la tecnología de Blogger.