Sólo se consideran elegantes los suicidios en el Ritz

4:30

No hay motivos para vivir, pero tampoco hay motivos para morir. Desearía, señor director, que a través de esta carta, los jóvenes de su ciudad comprendieran que la única manera con que se nos permite demostrar nuestro desén por la vida, es aceptarla. La vida no merece que nos tomemos el trabajo de abandonarla...El suicidio es muy cómodo, demasiado cómodo: yo no me he suicidado. Subsiste un pesar y es que no quisiera partir sin antes no estar seguro de que me llevo conmigo la estatua de la Libertad, el amor o los Estados Unidos. Envío, desde estas páginas, mi más enérgica protesta ante esa oleada absurda de suicidios en los puentes colgantes. Jóvenes de Nueva York, elegid suntuosos hoteles si quereis abandonar esta vida. Hay hoteles que son francamente, muy literarios. después de todo, el mundo de las letras descansa en los hoteles de la imaginación. En Europa lo saben desde hace tiempoy sólo se consideran elegantes los suicidios en el Ritz.

Carta escrita por Jacques Rigaut al director del New York Times.

Historia abreviada de la literatura portatil, Enrique Vila-Matas

You Might Also Like

0 comentarios

Clara Lüge. Con la tecnología de Blogger.